Interesantes reliquias astrologicas
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

Los antiguos acumularon una sorprendente cantidad de conocimiento astronómico. Este amor secular a las estrellas se relaciona con el tiempo y el espacio. Lo más importante es que nos recuerda lo poco que somos.

 

1.- Copa de vino astrologica

Las inscripciones astronómicas han aparecido en todo tipo de lugares inesperados, incluidos los vasos de beber antiguos. A 2.600 años de antigüedad, skyphos (taza de doble mango) fue retirada de una zanja en la acrópolis Halai, fuera de Tebas, y parece combinar los dos pasatiempos griegos tradicionales de observación de las estrellas y la bebida. 

La copa de vino representa una mezcla zoológica aparentemente al azar. En ella, vemos un toro, una serpiente, un gran gato salvaje, un escorpión, una criatura liebre-perro, y lo más inesperado, un delfín. A primera vista, la copa muestra el motivo común de una escena de caza. Sin embargo,el delfín hecha para atrás esa hipótesis.

Los investigadores de la Universidad de Missouri postulan que los animales representan constelaciones. Las posiciones relativas son inexactas, pero sólo porque los antiguos artesanos se guían por las constelaciones de la temporada y no por su colocación en el cielo de noche.

El descubrimiento abre la excitante posibilidad de que otras representaciones astronómicas han pasado desapercibidas a simple vista.

2.- Vidrio del desierto

Hace alrededor de 29 millones de años, un meteorito,impactó o explotó en algún lugar a lo largo de la frontera entre Egipto y Libia. Las temperaturas en el lugar de la explosión se elevaron a 1.600 grados centígrados. La tremenda fuerza lanzó grandes cantidades de arena fundida al aire, que se solidificó y cayó hacía abajo como vidrio.

Este vidrio del desierto libio varía de colores desde el blanco a una flema de color amarillo-verde y tiene un brillo como una gema. Las mejores piezas son translúcidas con seudo regmagliptos (impresiones similares a la huella digital). Los antiguos egipcios veneraban el material como "la roca de Dios," incluso si pensáis en el colgante funerario de Tutankamón, este tenía un escarabajo de cristal del desierto.

Los arqueólogos descubrieron el espléndido y detallado amuleto-collar en la década de 1920 mientras que examinaban la tumba de Tutankamón. El collar tiene imágenes egipcias, incluyendo el Ojo de Horus protector y un escarabajo, el símbolo de la regeneración, para asegurar una vida futura fructífera para el niño-faraón. Sin embargo, su origen extraterrestre no se reveló hasta después de los análisis químicos se realizaron en 1999.

3.- La estatua del meteorito Iron Man

La estatua del Tíbet "Iron Man" está tallada exquisitamente de un meteorito. En 1938, la escultura rolliza de 10 kilogramos se recuperó mediante una encuesta nazi. La estatua luce una cruz torcida budista en su parte superior del abdomen, un símbolo adoptado por la SS como la esvástica nazi. 

Iron Man era rico en níquel y cobalto, y un análisis químico confirmó los orígenes celestes de estos elementos. La estatua fue fabricada a partir de ataxites, el más raro de todos los meteoritos, que comprenden sólo el 0,1 por ciento de las rocas del espacio.

Este en particular, la ataxita, aterrizó en algún lugar en el área metropolitana de Siberia y Mongolia hace aproximadamente unos 15.000 años, y se transformó en la única semejanza humana jamás labrada a partir de una fuente cósmica, aumentando exponencialmente la rareza de la reliquia. Un arqueólogo ha valorado que, de forma conservadora, costaría alrededor de 20.000 $. 

Sin embargo, su edad no está confirmada. Algunos investigadores creen tiene por lo menos 1.000 años, aunque otros afirman que sus características no son consistentes con las estatuas del siglo 11.

Ellos sostienen que tiene una fecha de nacimiento en el siglo 20 debido a su calzado occidental, pantalones anacrónicos, y la extrañamente espesa barba. Incluso si se fabricó entre 1910 y 1970, como algunos afirman, es posiblemente igual de fascinante por su origen de otro mundo.

4.-  Las increíbles gráficas Ilustrada de Hevelius

Hecho a sí mismo, el astrónomo polaco Johannes Hevelius, utiliza herramientas astronómicas hechas a mano para trazar los cielos. Transforma estos datos en la Firmamentum Sobiescianum sive Uranographia, una colección de 56 mapas de las estrellas a doble página, ilustrados por expertos publicados en 1690. 

En su atlas, Hevelius descubrió 11 constelaciones de nueva construcción, siete de las cuales todavía se reconocen hoy en día. Las otras cuatro se han fusionado con otras constelaciones.

En su atlas celeste también fue el primero en describir con precisión las estrellas del sur. Hevelius integra las observaciones formuladas por Edmond Halley cuando viajó a Santa Elena en 1676 para hacer la crónica de los cielos del sur.

En esos primeros días, la astronomía, el arte y la tradición eran inseparables como es evidente en la portada del documento sideral revolucionario de Hevelius. Hevelius tiene un sextante y un escudo grabado, que representa la constelación Scutum.

Hevelius ofrecía sus conocimientos a un panel de jueces cósmicos, incluyendo Hiparco, Tycho, Tolomeo, y Urania, la musa de la astronomía. Hevelius también se acompañaba de una colección de animales, las formas encarnadas de sus constelaciones.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar