Los Warren: Historia real del Poltergeist de Enfield
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

El caso de Enfield resulta ser uno de las historias paranormales más documentadas y más increíbles de la historia. Todo empezó en 1977, en una casa normal de Brimsdown, en Londres.

Enfield poltergeist

 

Peggy Hodgson denunció que sus hijos habían visto muebles moverse de un lado al otro y juguetes lanzarse solos como proyectiles. El caso tomó relevancia cuando uno de los policías aseguró que había visto una silla moverse sola, aunque no pudieron asegurar que no fuera desplazada mediante algún sistema desde otra habitación. Nadie lo comprobó.

Con el tiempo, la cosa se fue complicando para la familia y en las manifestaciones empezaron a aparecer voces demoníacas que atormentaban a las niñas y, además, éstas empezaron a levitar extrañamente en su habitación.

La noticia saltó a los medios rápidamente y la prensa de Londres le dio una cobertura fuera de lo común para este tipo de casos, mientras tanto, los Warren pasaron por allí para hacerse la foto y dar su opinión de expertos en el tema, pero no fueron los principales investigadores de este caso. Fue el periodista Guy Lyon Playfair quien, junto a un equipo de investigación, estuvo presente en muchos de aquellos sucesos.

En una ocasión, afirmaron que una pieza de lego se levantó y golpeó al fotógrafo. Posteriormente, Melvin Harris tomó numerosas fotografías con la cámara en modo automático en las que las que se veía a las niñas "supuestamente levitando". El caso no duró un par de semanas, como en la película recientemente estrenada en 2016, sino que se alargó durante un periodo de dos años en los que la psicóloga Anita Gregory también hizo sus pesquisas e investigaciones paralelas.

Janet, la hermana, empezó a cursar episodios de posesión en los que hablaba con otra voz (se puede comprobar en audios documentados reales) y en las que aseguraba que era un tal Bill Wilkins, que había muerto en el sofá del salón de la casa de una hemorragia cerebral mucho tiempo atrás. Incluso llegó a estar internada durante más de un mes para que se le realizaran varios estudios.

Finalmente, la psicóloga consiguió tomar fotos de Janet doblando cucharas y lanzando objetos a propósito, y confesó más tarde que algunos de los sucesos fueron provocados por ella y su hermana mayor para dar miedo a sus hermanos pequeños. Finalmente, el 90% de los sucesos paranormales se replicaron por métodos científicos y el resto mediante teorías psicológicas sobre histeria colectiva, ya que los familiares sí que estaban convencidos de la posesión de Janet. El periodista y el fotógrafo aún creen que fue real.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar