El milagro del arroz de Olivenza
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

El milagro del arroz de Olivenza es muy conocido en la provincia de Badajoz (España), es un milagro nada lejano en el tiempo, se le podría llamar el milagro del sigro XX. Además a ete milagro le hace único la cantidad de testigos que hubo, más de 20, a los que la iglesia interrogó exhaustivamente.


Normalmente se suele ser un poco exceptico en estos temas a no ser que seas un ferviente seguidor de la Iglesia Católica, pero este milagro es especial ya que hay muchas pruebas de que ocurrió.

Además decir que es el único milagro de multiplicación de alimentos aceptado por la Iglesia, sin contar la multiplicación de panes y peces de Jesucristo.


El milagro de Olivenza fue el hecho que llevó a la canonización a Juan Macías en el año 1975. En la foto de la izquierda.

El día 23 de enero de 1949, Leandra Rebollo, una cocinera de un hospedaje (daban de comer a niñas desvalidas y a pobres) estaba empezando a hacer la comida, la cocinera solo tenía tres tazones de arroz (unos 750 gr.), y fue a hacer un caldo en una gran olla con el poco arroz que tenía para dar de comer a los que pudiera, ese día había muchos pobres necesitados. Unos 200 según dicen los testigos. Para Leandra era absolutamente imposible hacer comida para tanta gente.


Ella abrumada por tanta gente y tan poca comida, mientras echaba el arroz a la ollá se acordó del beato Juan Macías, que vivió cerca de donde Leandra había nacido, y dijo las siguientes palabras: “Hoy, beato, los pobres sin comida”.

 

Dejó el arroz cociendo y fué a hacer otras tareas del hospedaje. Cuando volvió a la cocina se quedo estupefacta de lo que estaba viendo, la olla estaba totalmente llena de arroz, aunque no se caía ningun grano. Ella estaba segura del arroz que había echado y no era la primera vez que cocinaba, algo raro estaba pasando.


Leandra asustada salió en busca del cura del pueblo, éste se encontraba ausente pero estaba en casa su madre, que acudió para verlo. Después de afrontar el shock del momento decidieron sacar parte del arroz a otra olla para que se pudiera cocer, ya que habia demasiado en una sóla olla. Se montó un buen revuelo en la cocina lleno de gente curiosa, al distribuir el arroz en dos ollas asombrosamente, el arroz de las ollas empezó a crecer simultaneamente, como ya había ocurrido con la primera. La cocina ya estaba llena de gente viendo este milagro y se montó un gran revuelo en el pueblo. todo el mundo creía en el milagro.

 

La multiplicación de arroz durço cuatro horas, en las que se dieron comida a todos los pobres del pueblo. Cuando todos ellos estuvieron satisfechos, el milagro paró. Según los comensales fué el mejor arroz que habían comido en su vida, era perfecto, pese a que la cocinera debido al milagro no hiciera las cosas bien en su cocción.

 

Estos hechos no tardaron en llegar al obispado, el cual empezó una investigación exhaustiva, 14 sacerdotes interrogaron a 22 testigos. Todos ellos por separado, prohibiendoles decir las preguntas que les habían hecho en el interrogatorio. Muestras del arroz fueron enviadas a diferentes laboratorios, uno de ellos el de Valencia, todos los labotarios dijeron que el arroz era un arroz completamente noral, y no tenía ninguna cualidad que le distinguiera de uno común.

 

El Vaticano tardó 25 años en pronunciarse, aceptándolo como milagro.


 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar