1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

El niño de las estrellas surgió por la aparcición de un cráneo, que fue descubierto en Chihuahua, México, y que actualmente se encuentra en estudio en El Paso, EUA.

Algunos argumentan pertenece a una criatura extraterrestre, o un híbrido humano-extraterrestre. Los partidarios de dicha postura esgrimen un estudio de su ADN que descartaría su parentesco con la raza humana. 

Hace unos 65 años en una cueva de un poblado rural cerca de la región de las barrancas del cobre, al sur del estado mexicano de Chihuahua, una adolescente estadounidense se topó con dos esqueletos completos enterrados en el túnel de una mina, esa misma noche los dejó afuera de su casa de campaña y una tormenta se llevó los esqueletos y curiosamente sólo aparecieron al día siguiente los cráneos.

La joven volvió a su casa en El Paso y guardó éstos cráneos durante toda su vida. Según el estudio de Carbono 14 los cráneos tienen una antigüedad de 900 años.

 

Tras su muerte, fueron entregados al matrimonio estadounidense, Melanie, una enfermera de cuidados neonatales aseguró que no se trataba de ningún tipo de malformación humana, por lo que decidieron cederlo a evaluación profesional.

El cráneo pasó a manos de los investigadores estadounidenses Lloyd Pye y Mark Bean, quienes con la colaboración de empresas especializadas en genética como Trace Genetics CA USA, Instituto Royal Holloway de Londres, además, el apoyo de gentista como Dr. Kem Paid junto a varios especialistas en química, Neurociencia y Craneofisiología han llegado a determinar que existe una probabilidad cercana al 90 por ciento que el cráneo extraño sería de un ser híbrido de madre humana y padre de una raza no conocida.

En el 2003 se le realizaron pruebas de ADN y los resultados fueron que los dos cráneos no están relacionados genéticamente; también resultó desconocido el gen del padre. Su morfología es muy extraña, con abultamiento a cada lado de los ojos y con la parte posterior alargada y aplastada. Además, las cuencas oculares son muy superficiales, por lo que se supone que la criatura carecía de movilidad en los ojos.

Por otra parte, el denominado foramen magnum, el agujero que se encuentra en la base del cráneo y que lo une a la columna vertebral, se encuentra adelantado, casi en el centro de la base del craneo.

Los indígenas que habitan la zona donde se encontraron los cráneos cuentan una antigua leyenda sobre los niños de las estrellas. Según estos relatos, que se remontan como mínimo a 200 años atrás, unos extraterrestres procedentes de las estrellas dejaron embarazadas a varias mujeres que vivían en las aldeas más aisladas de la región. Después de dar a luz a estos niños de las estrellas los criaban durante varios años, hasta que sus padres regresaban del cielo para llevárselos. Debido a la relación con estos relatos se ha reforzado en algunos grupos la creencia de su origen extraterrestre. Además se dice que el otro cráneo era el de la madre protegiendo a su hijo para que no se lo llevase su padre a las estrellas.

 


 

Si quieres cooperar para que losmasraros.com siga culturizando e investigando, por favor haz un donativo.