1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

La iglesia es considerada un santuario y lugar de confort para muchas personas. Para algunos, podría parecer inconcebible que cosas malas pudieran suceder allí. Sin embargo, las iglesias han sido el escenario de algunos misterios aún sin resolver y realmente inusuales, entre los que se incluyen asesinatos, desapariciones, acontecimientos sobrenaturales e incluso inexplicables intervenciones divinas.

 

El misterioso suicidio de  Wm L. Toomey.

 

 

El 4 de diciembre de 1982, un desconocido entró en la Iglesia Católica del Sagrado Corazón en Boise, Idaho. Este aparentaba tener unos cuarenta años y parecía estar esperando su turno en el confesionario, el cual estaba ocupado. De pronto, este hombre se encontró muerto en el suelo.

Más tarde se determinó que había ingerido una cápsula de cianuro. No tenía identificación, pero se encontraron 1,900 dólares en su poder, junto con una nota que decía que el dinero debía ser utilizado para su entierro. La nota estaba firmada por "Wm L. Toomey," pero este no parecía que fuera su nombre real, ya que Wm L.Toomey se trataba del nombre de una empresa que fabricaba indumentaria de sacerdote. Todos los intentos para determinar la identidad del desconocido llevaban a ninguna parte, pero hay una teoría inquietante acerca de su suicidio.

El 21 de diciembre de 1981, un sacerdote católico llamado Padre Patrick Ryan fue asesinado en un motel en Odessa, Texas. Fue encontrado desnudo con las manos atadas a la espalda. La noche anterior, el padre Ryan tuvo un encuentro sexual con un sospechoso llamado James Harry Reyos. Después de que Reyos llamara a la policía y se confesara estando borracho, fue condenado por el asesinato de Ryan y pasaron 20 años antes de ser puesto en libertad condicional. Sin embargo, más tarde, Reyos, se retractó de su confesión, y las evidencia mostraron que es casi seguro que él no podría haber estado en Odessa aquella noche.

Esta evidencia se ve reforzada por un asesinato similar, esta vez de un hombre que se cometió al año siguiente.  En noviembre de 1982, otro sacerdote católico, el padre Benjamin Carrier, fue asesinado en un motel en Yuma, Arizona. Al igual que el padre Ryan, fue encontrado desnudo con las manos atadas por detrás.

Entonces llegó el caso de  "Wm L. Toomey", quien llevaba una hebilla de cinturón con un distintivo que se remonta a una tienda de regalos de Arizona. Es por ello que algunos han especulado que él era el responsable de los asesinatos de los dos sacerdotes. Es posible que su intención era morir en el confesionario después de ser absuelto de sus pecados, pero calculó mal el tiempo que tardaría el cianuro en matarlo.

 

 

 

 

La desaparición del padre Henryk Borynski

 

Tras abandonar su Polonia natal y trasladarse a Bradford, Inglaterra, el Padre Henryk Borynski se convirtió en el capellán católico de 1.500 residentes polacos de la comunidad. Este había sido contratado para sustituir a otro sacerdote polaco, Canon Boleslaw Martynellis, que había caído en desgracia con la comunidad y estaba bastante amargado por ello.

El Padre Borynski había servido como capellán durante 10 meses cuando recibió una llamada misteriosa la noche del 13 de julio de 1953. Esta conversación se habló en polaco, pero la casera de Borynski escuchó terminar la llamada con las palabras "Está bien, me voy." Borynski luego salió de su residencia, dejando todas sus pertenencias, y nunca se volvió a ver.

En ese tiempo, muchos de los residentes polacos de Bradford eran refugiados que habían huido de su país comunista. También se creía que, espías de la policía secreta polaca frecuentaban la zona, y el Padre Borynski era conocido por ser muy franco acerca de sus puntos de vista anti-comunistas. Los rumores comenzaron a circular, desde que  Canon Martynellis estaba enfadado con Borynski por ocupar su posición y se cree que ayudó a atraer a los agentes comunistas, por lo que Borynski pudo ser secuestrado y asesinado.

Poco tiempo antes de su desaparición, Borynski supuestamente recibió una llamada telefónica de Martynellis pidiendo a Borynski  que se reuniera con él en su casa, pero Martynellis siempre ha negado la existencia de esa llamada. Un mes más tarde, Martynellis aseguró que fue atacado en su casa por dos hombres que le ordenaron guardar silencio sobre la desaparición de Borynski. Martynellis murió de un ataque al corazón dos años más tarde, y hasta este día, la desaparición del Padre Borynski sigue sin resolverse.

 

El fantasma de la iglesia episcopal de San Marcos

 

La Iglesia Episcopal de San Marcos fue construida en 1868 y es considerada como un hito histórico en Cheyenne, Wyoming. También se rumorea que está encantada y que hay un fantasma que reside en ella con un extraño origen.

En 1886 se hicieron planes para construir una nueva torre de la iglesia. Para ello, dos picapedreros suecos fueron contratados, pero ambos desaparecieron misteriosamente antes de que se pudiera terminar la torre. Debido a este contratiempo, la torre se quedó sin terminar hasta 1927.

El problema que ocurría, es que había una serie de sucesos misteriosos e inexplicables que se producían dentro de la iglesia, junto con avistamientos de una figura fantasmal misteriosa. Siempre que la construcción se planeaba de nuevo, muchos de los trabajadores a menudo estaban demasiado asustados para acabar el trabajo. Los obreros, incluso, obtuvieron permiso para construir una habitación aislada privada para su amigo el fantasma.

Décadas después, el reverendo Eugene Todd estaba sirviendo como pastor  en la iglesia, cuando recibió una sorprendente explicación de esos sucesos sobrenaturales.. Él había sido convocado a un asilo de ancianos en Denver, donde un paciente moribundo anciano había solicitado la confesión con él. El hombre afirmó que era uno de los dos canteros suecos que habían desaparecido misteriosamente mientras trabajaban en la iglesia hace muchos años.

Al parecer, el otro cantero había caído accidentalmente provocando su muerte en el campanario inacabado. Su compañero estaba aterrorizado porque lo culparían a él por su muerte, y por ello decidió sepultar el cuerpo bajo el cemento dentro de una sección de la pared sin terminar antes de huir de la zona. Aunque nunca se ha encontrado el cuerpo del albañil desaparecido, muchas personas encontraron historia del anciano creíble y creen que el fantasma del cantero sigue en esa iglesia.

 

El asesinato del Padre Alfred Kunz

 

El 4 de marzo de 1998, la pequeña comunidad de Dane, Wisconsin, se sorprendió al enterarse de que el padre Alfred Kunz fue asesinado. Este tenía 67 años, y era un sacerdote que había servido Iglesia Católica St. Michael durante 32 años. Este fue encontrado degollado dentro de la escuela parroquial de la iglesia. El asesinato ha sido objeto de una amplia investigación desde entonces, y existen muchas teorías no confirmadas sobre su muerte. Una de las afirmaciones más escandalosas es que, fue asesinado por un grupo de satanistas enfadados.

Kunz, había colaborado con frecuencia en asuntos de la iglesia con Malachi Martin, un exorcista conocido que ha publicado numerosos libros sobre el tema. Martin afirmó que, en las semanas anteriores a su asesinato, Kunz se disponía a realizar un exorcismo a un hombre de Wisconsin que se cree que estaba poseído por demonios y expresó su preocupación debido a que, su vida estaba en peligro. Martin cree que la actitud de Kunz al morir muestra signos de haber sido realizada por los adoradores del diablo. Otro rumor controversial es que Padre Kunz estaba ocupado en asuntos sexuales con algunas de sus feligresas femeninas y pudo haber sido asesinado por un amante celoso.

Dejando de lado todas estas diferentes teorías, la oficina del sheriff del Condado de Dane dice tener el principal sospechoso. Desafortunadamente, él se fue de la ciudad poco después del crimen, y la policía, actualmente, no tiene pruebas suficientes para acusarlo. Por tanto, la muerte del Padre Kunz sigue siendo un asesinato sin resolver.

 

 

Avistamientos de UFO en Papua Nueva Guinea

 

En abril de 1959, un respetado sacerdote anglicano llamado Padre William Gill estaba trabajando como misionero en el pueblo de Boianai en Papua Nueva Guinea, cuando vio una extraña luz moviéndose a través de una montaña distante. Esta misma luz reapareció en la noche del 26 de junio, pero en esta ocasión, el Padre Gill estaba de pie fuera al lado de muchos otros testigos. A medida que la luz se acercaba a ellos, se hizo evidente que se trataba de un objeto en forma de disco grande, que parecía tener cuatro grandes piernas debajo de él. Los testigos también vieron  lo que parecía ser cuatro figuras exóticas que se movían alrededor de la parte superior de esa extraña nave.

Este misterioso objeto estuvo en las proximidades durante 45 minutos antes de que desapareciera, pero volvió una hora más tarde, y esta vez vino acompañado por objetos voladores más brillantes. Después de estar sobre la zona durante cuatro horas, los objetos desaparecieron de nuevo, pero la extraña nave y dos objetos voladores más pequeños regresaron a la aldea una vez más durante la siguiente noche. Esta vez, el Padre Gill y uno de sus compañeros decidieron saludar a las figuras exóticas en la cubierta de la nave. Sorprendentemente, dichas figuras les devolvieron el saludo.

La noche siguiente, un total de ocho ovnis aparecieron en el pueblo, pero esa fue la última vez que aparecieron. Antes de marcharse, se escuchó un gran estruendo metálico en el techo de la misión, pero no se observó ningún rastro de ningún daño. Esta historia fue contada por más de tres docenas de testigos, entre ellos el Padre Gill, y sigue siendo uno de los avistamientos de ovnis más creíbles de la historia.

 

El asesinato de Harold y Thelma Swain.

 

En 1985, Harold Swain fue el diácono de la Iglesia Bautista “Rising Daughter” en Waverly, Georgia. Durante la noche del 11 de marzo, un misterioso desconocido llegó durante una sesión de estudio de la Biblia a la iglesia. Cuando Harold se encontró al extraño en el vestíbulo, el hombre sacó un arma y le disparó varias veces. La esposa de Harold, Thelma, entró en la habitación para ayudar, pero el asesino le disparó causándole la muerte también.

El hombre huyó del lugar, dejando sólo un par de anteojos atrás. En 2000, un sospechoso llamado Dennis Perry fue declarado culpable de asesinar a los Swain y fue condenado a dos cadenas perpetuas consecutivas. Supuestamente Perry había amenazado con matar a Harold dos semanas antes del crimen, pero las evidencias sugieren que podría ser inocente.

En el momento en que los asesinatos tuvieron lugar, Perry afirmó que él estaba en el trabajo en Atlanta, que se encuentra a seis horas de distancia, por lo que parece físicamente imposible que él pudiera haber cometido el crimen. Un testigo que vio al tirador, llevó a la policía hacia otro sospechoso llamado Donnie Barrentine, quien supuestamente más tarde se jactó de asesinar a los Swain en una fiesta

La policía también perdió varias piezas clave de evidencia, incluyendo los anteojos del asesino, que desaparecieron durante el rodaje de una segmento de Misterios sin resolver. Dado que Perry tenía una visión perfecta y no llevaba gafas, esta pieza de evidencia podría haberlo exonerado. Sin embargo, para evitar la pena de muerte, Perry renunció a su derecho a apelar, por lo que permanece encarcelado, mientras que el verdadero asesino todavía podría estar por ahí.

 

El abandono del bebé Jacob Gerard

 

Después del servicio de los domingos durante la mañana del 27 de febrero de 1994, la congregación del Santo Consejero de la Iglesia Luterana en Vernon, Nueva Jersey, hizo un descubrimiento sorprendente: el cuerpo de un niño recién nacido, acostado en la nieve fuera de una de las ventanas de la iglesia. El niño, no identificado, pesaba aproximadamente 3 kilogramos, y su cuerpo desnudo estaba envuelto en una fina mantita.

Desafortunadamente, el infante estaba totalmente congelado,  por lo que la autopsia no pudo realizarse hasta que el cuerpo se descongeló tres días después. El niño fue, probablemente, colocado fuera de la iglesia en algún momento durante la noche y murió de hipotermia y exposición a las bajas temperaturas. El cordón umbilical todavía estaba unido al cuerpo del niño, pero parecía como si se hubiera roto en lugar de haber sido cortado, lo que sugiere que no había nacido en un hospital.

La iglesia celebró un servicio conmemorativo para el niño no identificado y lo enterraron detrás de la iglesia, en el cementerio North Hardyston. La historia bíblica de Jacob fue el tema del sermón la mañana que fue encontrado, y San Gerardo es la patrona católica de los niños recién nacidos, por lo que llamaron al niño Jacob Gerard. Ese bebé, Jacob, parecía estar perfectamente sano antes de su abandono, el caso fue clasificado como un homicidio. El ADN fue sacado de su manta en un intento por determinar quién fue responsable de su muerte, pero 20 años más tarde, Jacob Gerard está aún sin identificar.

 

La cripta de los huesos en Rothwell.

 

Construida durante el siglo 13,  la iglesia de la sagrada trinidad es una iglesia medieval en la ciudad de Rothwell, Inglaterra. Sin embargo, debajo de la iglesia se encuentra una capilla que contiene uno de los lugares más espeluznantes que se ha encontrado dentro de un lugar de culto: una habitación entera llena de huesos.

Es conocida como la “Cripta de los huesos”, y es que la sala está llena de los restos óseos no identificados de aproximadamente 1.500 personas. Se trataba de una habitación que estaba cerrada, pero la leyenda dice que en 1700, un sepulturero que trabaja dentro de la iglesia cayó accidentalmente a través del suelo. El descubrimiento de la habitación oculta, supuestamente, lo condujo a la locura. Los huesos fueron finalmente separados y organizados en los estantes, y el hueso de la cripta se ha convertido en una atracción turística popular en la zona.

Lo más intrigante es que nadie sabe el origen de estos huesos. Una teoría que prevalece es que los restos pertenecen a las víctimas de una plaga. Otros dicen que eran soldados que murieron durante la batalla cerca de Naseby en 1645. También es posible que muchos de los individuos fueran enterrados originalmente en el cementerio de la iglesia, pero este tuvo que ser trasladado a una nueva ubicación. En algún momento durante el siglo 16, junto al Hospital de Jesús fue construido sobre un cementerio, por lo que los restos podría haber sido desenterrado y se almacenaron en la capilla.

Los científicos esperan usar la datación por carbono para determinar finalmente las posibles identidades de estas personas fallecidas. Hasta entonces, el hueso de la cripta sigue siendo uno de los misterios sin resolver más extraños de Inglaterra.

 

 

 

El asesinato de Irene Garza

 

El 16 de abril de 1960, con 25 años de edad, maestra de escuela y ex reina de belleza, Irene Garza, presentó una confesión en la Iglesia Católica del Sagrado Corazón en McAllen, Texas. Ella nunca volvió a su casa, y cinco días más tarde, su cuerpo fue encontrado en un canal a las afueras de la ciudad. Ella había sido golpeada en la cabeza con un objeto contundente y violada antes de ser asesinada.

A partir de entonces, un visor de diapositivas se encontró en el canal. Este se une a un cable largo, que puede haber sido utilizado para unir las manos de Garza. Cuando el dueño del visor de diapositivas se adelantó a reclamarlo, el caso tomó un giro muy preocupante. El objeto pertenecía al Padre John Feit, el sacerdote del Sagrado Corazón, que recibió la confesión de Garza antes de que ella desapareciera.

Un mes antes del asesinato de Garza, el Padre Feit había sido acusado de intento de violación de otra joven dentro de la iglesia. Finalmente recibió una multa de 500 dólares después de que no fuera un asalto grave. En la noche que Garza desapareció, las gafas de Feit estaban rotas. También aparecieron rasguños en sus manos, que afirmó haber recibido accidentalmente fuera de su residencia.

A pesar de todas las evidencias sospechosas contra Feit, nadie quería creer que un sacerdote católico fue el responsable de un crimen tan horrible, y él fue trasladado un tiempo a un monasterio en Missouri. Décadas más tarde, dos testigos se presentaron para reclamar que Feit les había confesado que él asesinó a Garza. Sin embargo, el fiscal consideró que no había suficiente evidencia para presentar cargos contra Feit. El Padre Feit es actualmente tiene más de ochenta años y siempre ha mantenido su inocencia, pero él sigue siendo el principal sospechoso en el asesinato de Irene Garza, que sigue sin resolverse.

 

 

El milagro que salvó el coro de la iglesia bautista West End.

 

En la noche del 1 de marzo de 1950, la Iglesia Bautista de West End, en el pequeño pueblo de Beatrice, Nebraska fue completamente destruida después de una explosión. La explosión en sí, causada por una fuga de gas natural, no era un misterio, pero la cadena de acontecimientos poco probable que salvaron la vida de las 15 personas que deberían haber estado presentes allí es nada menos que un milagro.  

La iglesia tenía previsto reunirse para la práctica de coro a las 7:20 PM de la noche de la explosión. Los cantantes devotos eran conocidos por su puntualidad, pero de alguna manera, los 15 miembros del coro llegaban tarde aquella noche. Como resultado de ello, ninguno de ellos había llegado todavía a la iglesia cuando explotó a las 7: 27h.

El director del coro y su hija, la pianista de la iglesia, habían planeado presentarse 30 minutos antes. Sin embargo, la hija se durmió, por lo que a ambos a llegarían tarde. El pastor de la iglesia y su esposa terminaron llegando tarde después de que su hija se derramó la comida en su vestido. Dos miembros del coro no llegaron a tiempo porque sus coches no arrancaban. Otros miembros fueron retenidos por tareas aparentemente mundanas tales como escribir una carta, escuchar un programa de radio, y acabar los deberes. Uno incluso terminó llegando tarde a pesar de vivir justo al otro lado de la calle de la iglesia. Al final, cada miembro del coro se salvó de un evento potencialmente trágico. Así, se trata de uno de las más sorprendentes coincidencias de todos los tiempos o un acto de intervención divina.


 

Si quieres cooperar para que losmasraros.com siga culturizando e investigando, por favor haz un donativo.