Gente famosa que murió por sus médicos
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

El trabajo de los médicos es curarnos curan y, a no ser que sean sociópatas, hacen todo lo posible para no hacernos daño. Pero los médicos tratan con nosotros cuando nuestros cuerpos son más débiles. Es inevitable que, a veces, la intervención de un médico provoqué la muerte, en lugar de salvar una vida.

 

1.- Sigmund Freud

No todas las personas famosas que mueren a manos de sus médicos son víctimas de una mala conducta, ignorancia o malicia. Sigmund Freud es a menudo citado diciendo, "A veces un cigarro es sólo un cigarro", pero otras veces, un cigarro es la causa del cáncer oral. Este psiquiatra era aficionado a disponer de suministro de nicotina fálicos, fumando hasta 20 al día. 

En las últimas décadas de su vida Freud sufría de un doloroso cáncer de boca. Cuando llegó al final de su vida, Freud le dijo a su médico cómo quería salir del mundo sin dolor. A petición de Freud, su médico alivió su fallecimiento con inyecciones de morfina.

2.- Michael Jackson

Michael Jackson estaba preparando su nueva gira mundial cuando de repente se murió en 2009. La causa de su muerte fue un poderoso anestésico llamado propofol

Es posible que conozcas el propofol si alguna vez te has sometido a anestesia general. El médico de Jackson lo estaba usando para tratar el insomnio del cantante causado por el estrés de la próxima gira. El uso de propofol para obtener una noche de sueño es como usar una bomba atómica para cavar un huerto. Claro, conseguirías hacer el trabajo, pero las coles brillarían en la oscuridad. 

El médico fue condenado a cuatro años de prisión por homicidio involuntario y fue puesto en libertad después de dos.

3.- Abraham Lincoln

Todo el mundo sabe lo que mató al presidente Lincoln. Mientras que él estaba disfrutando de un viaje al teatro, John Wilkes Booth le disparó a quemarropa en la cabeza. Incluso hoy en día, una herida de ese calibre es muy probable que sea mortal. ¿Caso cerrado? 

No del todo. En la guerra civil, muchas personas habían recibido balas en el cerebro y continuaron viviendo, por lo que sólo porque era una terrible herida no quería decir que tuviera por que ser mortal. Es posible que el tratamiento médico fue lo que remató al presidente. 

El doctor Charles Leale estaba en el teatro en el momento de los disparos y fue el primero en llegar al presidente. Tal como informan, "los coágulos se podían quitar fácilmente y  por eso pasó el dedo meñique de la mano izquierda a través de la abertura perfectamente lisa que había dejado la bala” El daño masivo hecho por la bala, pero el sondeo de la herida, que se repite más tarde por otros médicos, pudieron haber causado la pérdida de sangre mortal.

4.- El rey Jorge V

Los reyes por lo general puede contar con el mejor trato de todo. La mejor comida, los mejores castillos, y el mejor tratamiento médico, por supuesto. Es por eso que los reyes generalmente viven vidas más largas que los campesinos a los que gobiernan. 

El rey Jorge V del Reino Unido fue en realidad asesinado por su estatus. El rey ya estaba muriendo pero no todo lo rápido que debería ser. Una vez que cayó en coma, parecía que el último aliento del monarca se realizaría demasiado tarde para que pudiera salir en los periódicos de la mañana. Esto daría lugar a que la muerte del rey se informara en los periódicos de la tarde. Para asegurarse de que conseguiría salir en los prestigiosos periódicos de la mañana, el médico del rey, Señor Dawson, le inyectó cocaína y la morfina para acelerar su muerte.

5.- Presidente Washington

De todos los terrores médicos a los que nos podemos enfrentar, dolor de garganta no es probablemente el primero que viene a la mente.

George Washington salió a caballo un día de nieve, cenó sin cambiarse la ropa mojada, y al día siguiente informó de un dolor de garganta . Cuando se dieron cuenta que tenía una infección en la garganta y que está se hinchaba, su médico le dio el tratamiento preferido en esos tiempos-le sangró. Cuando esto falló, un segundo médico levantó una ampolla en la garganta para extraer líquidos. Entonces él sangró de nuevo. A continuación, se le dio un enema. Y posteriormente, se vio obligado a vomitar. Todas estas intervenciones debilitaron al presidente, permitiendo que la infección empeorara. 

Gracias a los tiernos cuidados de los médicos, las últimas palabras que Washington dijo fueron: "Doctor, se resisten a morir."

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar