1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

Parece que muchas veces estamos obsesionados con el fin del mundo. Zombis, meteoritos masivos, o una aniquilación nuclear, son posibilidades y miedos que tenemos. Pero ¿y si ya hemos pasado por el fin del mundo? ¿Y si ya hemos sobrevivido no a uno, ni dos, sino a 10 diferentes escenarios apocalípticos? 

 

1.- Las conquistas de los mongoles

Implacable y desapasionada, las hordas mongoles descendieron sobre las sociedades de Asia y Europa como una fuerza de la naturaleza. Durante el siglo 13, Genghis Khan forjó muchas tribus y clanes de las estepas de Asia Central en una máquina de guerra eficaz y devastadora, la conquista de China, Oriente Medio, Rusia, y partes de Europa.

Que los mongoles mataron a muchos no es ninguna duda, pero el número exacto puede ser difícil de definir. Algunas regiones como China tenían excelentes cifras sobre ello, pero otros lugares no lo hicieron (o sus registros no sobrevivieron). Aunque no podemos saber exactamente cuántas personas perecieron a manos de las hordas que se extendieron por Eurasia, sabemos que hubo una repentina caída en la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera, una bajada que no se puede explicar, excepto por las muertes de millones de vidas.

Los mongoles, sin embargo, con el tiempo perdieron impulso y se fueron separando. Su imperio masivo finalmente se fracturó y se disolvió, unos 100 años después de haber comenzado.

2.- La hambruna de la patata

En la mitad del siglo 19, la dependencia de muchos trabajadores pobres en un solo cultivo (las patatas) llevó a millones de muertes. La mayoría de la gente asocia este desastre con Irlanda, en parte tienen razón. Irlanda era, efectivamente, la manifestación más visible de esta "plaga." 

Pero definitivamente no era el único país que lo sufría. La plaga golpeó la mayor parte de la Europa septentrional y central, incluyendo Escocia, donde era conocida como el "Highland Tizón" o "montaña del hambre." La plaga afectó también a Bélgica y fue devastadora para las economías de Alemania, llevando cerca del colapso social cuando obreros hambrientos morían en las calles de Europa.

La tragedia se agravó por el hecho de que en muchas regiones, como en Irlanda, no había el suficiente alimento producido, pero los gobiernos y comerciantes por igual, estaban a favor de los beneficios obtenidos por la venta de granos y alimentos en el extranjero .

3.- La Guerra de los Treinta Años

Posiblemente es la más famosa de las guerras "religiosas" de Europa, la Guerra de los Treinta Años fue una serie de conflictos que enfrentaron una nación contra otra en un intento por resolver varios asuntos, entre ellos la primacía del catolicismo o el protestantismo. Casi todos los países de Europa participó en las guerras, pero las batallas más devastadoras se llevaron a cabo en el Sacro Imperio Romano de la Europa Central.

La propia naturaleza de la guerra, combinaba la codicia política con la obsesión religiosa, significaba que ninguna de las partes estaba dispuesta a ser misericordiosa con el otro. El resultado devastó las ciudades germánicas y los estados, dejando a muchos municipios como pueblos fantasmas y cosechas de granos básicos reducidos hasta un 75 por ciento.

4.- La viruela en el hemisferio occidental

El contacto con los europeos, incluso si hubiera sido completamente pacífico, no habría sido benigno para las personas que viven en el continente americano o en las islas del Pacífico. Desconocido para los europeos, un autoestopista casi invisible había llegado a lo largo del siglo 15 y 16: La viruela.

En comparación con otras enfermedades donde los europeos habían desarrollado una resistencia a lo largo de los siglos, la viruela devastó las poblaciones nativas de América del Norte, el Caribe, América del Sur y Oceanía. A través de los siglos, las estimaciones conservadoras dieron una cifra de alrededor del 60-70 por ciento de las poblaciones nativas. Incapaz de detener la enfermedad y buscando refugio de las altas fiebres y del dolor horrible, los nativos rezaban a sus dioses o se suicidaban para aliviar su sufrimiento.


 

Otros artículos que pueden interesarte:

Si quieres cooperar para que losmasraros.com siga culturizando e investigando, por favor haz un donativo.