1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

Puede ser difícil escuchar llorar al bebé en su cuna por la noche, pero un nuevo estudio ha dicho que dejar que llore un poco no eleva el nivel de estrés del bebé, y en realidad puede ayudar a que cierren los ojos durante más tiempo.

 

Los hallazgos podrían dar a los padres que andan bastante privados de sueño, algunas estrategias de crianza que podrían funcionar mejor para sus bebés, según los investigadores.

Sin embargo, advirtieron que el estudio ha sido algo pequeño y  que sobre todo incluye las familias de mayor ingreso y bien educadas. Por lo tanto, se necesita más investigación para ver si los resultados son aplicables a otros grupos.

En el estudio, los investigadores colocaron al azar 43 niños, de entre 6 y 16 meses de edad, que tenían problemas para conciliar el sueño y permanecer dormidos durante la noche, en tres grupos diferentes. 

En un grupo, se practicó la llamada “extinción graduada”, donde los padres trataban de no responder al llanto de los bebés inmediatamente, pero eventualmente si comprobaban el estado del bebé sin necesidad de cogerlo o de encender las luces. Si el bebé volvía a llorar, los padres esperarían un poco más antes de ir a ver que pasaba, y así sucesivamente hasta que el bebé se durmió.

En el segundo grupo, se trataba del "desvanecimiento de la hora de acostarse", lo que significa que si los bebés tuvieron problemas para conciliar el sueño la noche anterior, los padres debían llevarlos a la cama más tarde la noche siguiente. Sin embargo, los padres todavía consolarían al niño como lo harían normalmente por la noche. 

En el tercer grupo, que actuó como grupo de control, los padres sólo recibieron información educativa acerca de las estrategias de sueño para los bebés, y no hay instrucciones específicas.

Los dos primeros métodos son controvertidos, en gran parte debido a la creencia de que dejar llorar a un bebé puede ser estresante tanto para bebés y padres, y puede aumentar los niveles de la hormona del estrés cortisol, dijeron los investigadores. Para medir los niveles de estrés de los bebés del estudio, los investigadores analizaron los niveles de cortisol de los bebés a partir de hisopos de algodón de la saliva, que los padres recogían cada mañana y tardes.

¿Bebés estresados?

El estudio encontró que, dentro de los tres primeros meses, los 14 niños en el grupo de extinción graduada y los 15 bebés dentro del grupo de cambiar la hora de acostarse,  empezaban a caer dormidos más rápido por la noche en comparación con los 14 bebés en el grupo de control. Por otra parte, los del grupo de extinción graduada se despertaron menos veces durante la noche, en comparación con los bebés en el grupo de control.

Los resultados también mostraron que los niveles de cortisol por la tarde en los bebés en los dos grupos de intervención se redujo más en el tiempo que los de los bebés en el grupo de control, lo que indica menos estrés, según los investigadores.

Es posible que estos métodos funcionen porque los bebés aprenden a calmarse, dejan de llorar e intentan dormir.

Un año después de la intervención, las madres evaluaron sus hijos, en busca de algún problema emocional o de comportamiento, y se les realizó una prueba donde se evaluaba el apego entre padres e hijos. No hubo diferencias entre los grupos en términos de temperamentos emocionales y del comportamiento de los niños.

El estudio también encontró que los estados de ánimo de las madres mejoraron con el tiempo en los tres grupos, pero que esta mejora fue especialmente marcada para los del grupo del desvanecimiento de la hora de acostarse.  

Este estudio proporciona los pediatras y los padres una evidencia sólida sobre los métodos de sueño que funcionan mejor para los bebés, dijo el Dr. David Gozal, un experto en el sueño pediátrico y profesor de pediatría en la Universidad de Chicago, quien no participó en el estudio.

"Para los niños pequeños, nuestra recomendación habitual es enseñar al niño a que se calme libremente a través de un proceso de extinción graduada, muy similar a la implementada en este estudio", dijo Gozal. Sin embargo, los padres que quieren resultados tienen que perseverar, dijo.

"La perseverancia y determinación para tener éxito son clave, ya que los bebés diferentes requieren diferentes períodos de tiempo antes de que se obtenga alguna solución'", dijo. "Si, sin embargo, después de un período razonable tratando un método, las cosas no se mejoran, el cambio a otro método es siempre una opción."


 

Si quieres cooperar para que losmasraros.com siga culturizando e investigando, por favor haz un donativo.