Historias horribles sobre errores médicos
1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

Cuando vamos a los médicos, por lo general confiamos en ellos para que hagan su mejor esfuerzo para tratar de ayudarnos. Sin embargo, los médicos son humanos, también, y eso significa que cometen errores. Algunos médicos hacen todo lo posible para no cometer errores; otros, no tanto. A medida que el sistema de salud se hace cada vez más complejo y complicado, los errores son inevitables. A veces, estos errores pueden causar problemas de por vida. Otras veces, son letales.

 

1.-Richard Smith murió al recibir un relajante muscular paralítico

Richard Smith, de 79 años de edad, tenía una enfermedad de riñón, que le obligaba a recibir diálisis. En 2010, Smith estaba pasando por la diálisis cuando empezó a experimentar dificultad para respirar. Fue ingresado en la UCI. Al día siguiente, se quejó de un dolor de estómago. Le recetaron un antiácido, que posteriormente le suministró su enfermera, pero no era un antiácido lo que le dio.

A Smith se le dio pancuronio, un relajante muscular paralítico y que se utiliza para la intubación en pequeñas dosis y para la inyección letal en las más grandes. Después de que a Smith se le diera la droga, él dejó de responder. La droga le había dado un paro respiratorio. Al parecer, el embalaje para el antiácido y para el paralítico parecía similar, y esa fue la causa de la confusión. Si bien los médicos lograron reanimar a Smith, quedó con muerte cerebral y en estado vegetativo hasta su muerte un mes después. 

Según Andrew Yaffa, el abogado de la familia Smith, el caso fue "el peor de los casos de negligencia médica" que había visto nunca. Haber dado Smith el medicamento equivocado, la enfermera habría tenido que dejar de seguir a numerosos protocolos: Ella no miró ni leyó la medicación que estaba dando; Tampoco comprobó que fuera el paciente adecuado para es medicamento. Y para colmo de males, el hospital no parecía mostrar ningún remordimiento, permitiendo incluso la enfermera de permanecer en el mismo piso que Smith había muerto. Ellos, sin embargo, eliminaron el pancuronio de las estaciones de todas las enfermeras en el hospital y sólo permitieron el acceso a los anestesiólogos.

2.- Regina Turner recibió una operación equivocada

Regina Turner soportó la peor pesadilla de muchas personas en relación con la cirugía, el recibir la operación errónea. Su calvario ya era lo suficientemente aterrador ya que: Ella había sido ingresada en el hospital por un “craneotomía by-pass del lado izquierdo", que se suponía iba a impedir que Turner tuviera diversos accidentes cerebrovascualres, ya que había ido teniendo mini accidentes que afectaron a su capacidad de hablar. Después de tener la cirugía equivocada, su salud deterioró más.

Antes de entrar en la cirugía, Turner todavía estaba en relativa buena forma. Tenía “movilidad, era consciente y capaz de cuidar de sí misma" De acuerdo con la demanda presentada contra el hospital, la condición de Turner empeoró: "Después de la cirugía incorrecta, Turner requiere atención las veinticuatro horas del día para sus necesidades básicas. Ella también sufre de angustia emocional, ansiedad, desfiguración y depresión. 

En lugar de un bypass en el lado izquierdo, le habían hecho una derivación por la derecha, que le causó daños considerables a su sistema nervioso. Una vez que el error fue descubierto, el procedimiento correcto se hizo, pero Turner quedó en mal estado de salud. El fracaso de los médicos señala a que numerosos protocolos fueron pasados por alto. Por lo general, antes de una operación, los médicos y enfermeras tienen un "tiempo de espera", donde se discuten en profundidad los detalles de la cirugía y repasar exactamente lo que hay que hacer. El cirujano también tiene que marcar exactamente donde la cirugía es a realizar. Al parecer, esto no fue suficiente para evitar que se opera en el lado equivocado.

3.- Andy Warhol recibió demasiados fluidos

En 1987, Andy Warhol requería una cirugía de vesícula biliar. A pesar de tener fobia a los hospitales y a los médicos en general, accedió a la cirugía, lo que parecía ser un éxito. Como es habitual para alguien en un hospital, Warhol recibió líquidos para mantenerse hidratado. Desafortunadamente, él entró en coma y pronto murió.

¿Por qué Warhol murió después de un procedimiento de rutina? Una investigación encontró que en el momento de su muerte, Warhol estaba anémico. El había sufrido alguna vez anemia, pero los médicos dijeron que estaba en buenas condiciones, suficientes para la cirugía. Después, sin embargo, se descubrió que Warhol había estado recibiendo el doble de la cantidad de líquidos que necesitaba, lo que provocó su cuerpo drenara sus propios minerales, lo que le llevó a su muerte. Él había sido desatendido, y la presión interna acumulada, provocó una insuficiencia cardiaca. Él estaba siendo bombeado de morfina, que junto con la pérdida de nutrientes debido al exceso de líquidos, hizo que su cuerpo se llenara. 

Durante su autopsia, se descubrió que los pulmones y la tráquea del Warhol estaban completamente llenos de fluidos. Se cree que Warhol podría haber sido tratado de inmediato si alguien del personal simplemente habría prestado atención.

4.- Pablo García recibe una sobredosis

Por lo general, podemos estar de acuerdo que la tecnología ha mejorado enormemente nuestras vidas, pero todavía puede cometer errores, al igual que las personas que lo utilizan. Este fue el caso cuando un joven de 16 años de edad llamado Pablo García, que fue ingresado en el hospital para una colonoscopia, con la finalidad de examinar pólipos intestinales. Lo que debería haber sido un procedimiento completamente rutina casi se convirtió en una letal tragedia.

García tenía una rara enfermedad genética llamada síndrome de deficiencia de NEMO, que causa infecciones recurrentes y problemas gastrointestinales. Debido a que era tan susceptible a la infección, García requería tratamientos antibióticos frecuentes. Mientras estaba en el hospital, a García se le había prescrito el fármaco Septra por sus infecciones. Es bastante fácil de determinar la cantidad del medicamento que se le da a alguien. Todo depende de las conversiones basadas en el peso y la edad, los cuales se pueden calcular fácilmente con ordenadores que utilizan un programa llamado Epic EHR. 

El programa había sido ajustado a "miligramos", lo que significa que se calcularía cuánto se debe dar de miligramos de una medicina basada en cuántos kilos pesa el paciente. Sin embargo, la enfermera encargada de dar el tratamiento a García, reinició el programa y dio por hecho que ya se había establecido en "miligramos por kilogramo." Cuando ella escribió en su dosis, 160 miligramos de Septra, se multiplican por el peso de García. La dosis igualó 38.5 píldoras, la dosis más grande jamás registrada. En lugar de cuestionar la máquina, la enfermera repartió las pastillas. Poco después, García tuvo un ataque de epilepsia, y estuvo  a punto de morir. Por suerte, se las arregló para sobrevivir. El caso de Pablo García ilustra claramente lo peligroso que es depender demasiado en la tecnología.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar