1 1 1 1 1 1 1 1 1 1

La mayoría de los adultos menores de 45 harían una mala elección si estuvieran teniendo los síntomas de un derrame cerebral: Seguramente se esperarían antes de ir a un hospital.

 

Un nuevo estudio revela que sólo el 33 por ciento de las personas menores de 35, serían "muy probable" que fueran al hospital si estuvieran experimentando entumecimiento, debilidad o dificultad para hablar, los cuales pueden ser síntomas de un derrame cerebral. Y el 73 por ciento dijo que probablemente esperaría para ver si los síntomas remiten antes de buscar ayuda médica.

Los resultados son alarmantes para los médicos, ya que las primeras 3 horas después de un accidente cerebrovascular se conocen como la "ventana de oro". En otras palabras, conseguir tratamiento durante este período de tiempo puede ser la diferencia entre la recuperación y daño cerebral permanente.

"El tratamiento a tiempo de un accidente cerebrovascular es probablemente más importante que para casi cualquier otro problema médico que pudiera haber", explica el doctor David Liebeskind, neurólogo de Ronald Reagan UCLA Medical Center.

Riesgo para la juventud

Es importante que los jóvenes sepan qué hacer con síntomas de accidente cerebrovascular, porque los accidentes cerebrovasculares en personas de entre 18 y 45 años de edad han aumentado en un 53 por ciento desde mediados de la década de 1990. El aumento de la obesidad y enfermedades relacionadas pueden explicar el aumento en la incidencia este tipo de enfermedad entre los más jóvenes, según un artículo de 2015 en la revista Stroke.

El accidente cerebrovascular es la quinta causa de muerte en los Estados Unidos después de las enfermedades cardíacas, el cáncer, las enfermedades respiratorias y los accidentes, según las estadísticas de 2013 de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Estos accidentes cerebrovasculares implican una pérdida de flujo sanguíneo al cerebro, y llegaron a matar a casi 130.000 estadounidenses ese año. Cerca de 800.000 personas en los EE.UU. sufren un accidente cerebrovascular cada año. 

Los factores de riesgo y síntomas a menudo se pierden. Por ejemplo, las mujeres pueden experimentar síntomas diferentes al clásico entumecimiento, debilidad y dificultad con la vista y el habla. Las mujeres son más propensas que los hombres a experimentar hipo, dolor en el pecho y mareos como síntomas de un derrame cerebral, por ejemplo.

Incluso los profesionales médicos pueden no diagnosticar un derrame cerebral cuando se ha producido, en particular en las mujeres y las minorías. Un estudio de 2012 en la revista Stroke reveló que sólo el 41,7 por ciento de los pacientes con accidente cerebrovascular habían llegado a fotografiado sus cerebros dentro de los 25 minutos de llegar al hospital, y este es un procedimiento clave para el diagnóstico. 

Señales que se pierden

El nuevo estudio sugiere que el problema podría comenzar antes de que los pacientes lleguen al hospital. En la nueva encuesta nacional de más de 1.000 personas, los investigadores se dieron cuenta de que la mayoría de las personas menores de 45 no irían de inmediato a un hospital si estuvieran experimentando síntomas clásicos de un accidente cerebrovascular.

"Eso es un problema real", dijo Liebeskind. "Tenemos que educar a los más jóvenes sobre los síntomas de un accidente cerebrovascular y convencerlos de la urgencia de la situación, porque los números están subiendo."

En 2005, alrededor del 7 por ciento de los accidentes cerebrovasculares se produjeron entre los 20 y los 45 años de edad, de acuerdo a una investigación en 2010. Jennifer Reilly, aparentemente sana, de 27 años de edad, se unió a las filas de las jóvenes víctimas de accidente cerebrovasculares en 2007, cuando se despertó en medio de la noche con un dolor de cabeza, según dijo en un comunicado de la UCLA. Ella había estado experimentando algo de entumecimiento en la mano izquierda durante los días anteriores.

Pero Reilly sentía joven y saludable, y no fue al hospital hasta que un compañero de trabajo la instó a ir al día siguiente. Allí, ella fue diagnosticada con una rara condición llamada moyamoya, que hace que los vasos sanguíneos en el cerebro se estrechen.

Para la mayoría de la gente, el ejercicio regular y una dieta saludable son las mejores maneras de prevenir el accidente cerebrovascular, según la National Stroke Association. Dejar de fumar y limitar el consumo de alcohol también son clave.

Los médicos utilizan el mnemónico "ACT FAST" (en inglés) para identificar los síntomas comunes de accidente cerebrovascular:

F (Face): ¿Se le cae un lado de la cara a la persona?

A (Arms): ¿Tiene un brazo a la deriva y bajo si la persona intenta levantar ambos brazos?

S (Speech): ¿Tiene dificultad para hablar o habla de manera extraña?

T (Time): Si observas alguno de estos síntomas, llame al 112 inmediatamente


 

Otros artículos que pueden interesarte:

Si quieres cooperar para que losmasraros.com siga culturizando e investigando, por favor haz un donativo.